27 noviembre 2012 - LaRazon.es
«Todo vuelve a ser posible» con los ganadores del Planeta de 2012

Lorenzo Silva y Mara Torres analizan en Valencia las novelas ganadoras

El ganador del Premio Planeta de 2012, Lorenzo Silva, y la finalista Mara Torres, visitaron ayer Valencia para presentar las novelas PREMIADAS de esta edición, «La marca del meridiano» y «La vida imaginaria». Entre halagos e invitaciones a leer los libros del otro, ambos quisieron dar las visiones tan distintas que cuentan sus historias.

«La marca del meridiano», cuenta de nuevo las desventuras de los inspectores Bevilacqua y Chamorro. Esta nueva entrega, la séptima de estos investigadores, ofrece una renovada visión de delincuencia organizada y la corrupción dentro de la propia Guardia Civil. 
Una truculenta historia que habla de una «sociedad de cimientos tambaleantes» en un escenario tan trémulo en el que se afianza la confianza entre los dos personajes principales. Para Silva, quien consideró que esta obra había alcanzado la madurez necesaria para poder ser presentada a uno de los premios más prestigiosos de la literatura española, esta novela navega entre la ética y  una declaración de principios «que tenemos todos hasta los corruptos».  Por ello, pretende dejar bien claro que, sin llevarlo al extremo, quien la hace la paga. Aunque en ocasiones, como ocurre con los políticos imputados que vuelven a aparecer en las listas electorales, no es así.
Por su parte, la periodista Mara Torres sorprende con su primera novela «La vida imaginaria» para hablar de los «tópicos y los lugares comunes del amor». Sencilla e impactante, Torres crea un personaje adorable, Fortunata Fortuna, que busca de nuevo su camino tras una ruptura sentimental.
Este hecho es el punto de inicio de una historia sincera, sin reproches ni remordimientos, donde todos los lectores van a encontrar la conexión con sus propias vidas.
Por ello, invitó a que cada ser humano se cree su particular vida imaginaria, aquélla que sucede a la misma vez que la real. «Nos han quitado muchas cosas en esta crisis, pero no nos van a quitar las ganas de soñar».
Dos caras de una misma moneda, la real y la imaginaria, de dos novelas que han alcanzado el universo literario más importante del país. Dos puntos de vista tan distintos que ayudarán a los lectores a escapar, a entender la vida en dos dimensiones y a reconstruir de nuevo un mundo en el que, en palabras de Mara Torres, «todo vuelve a ser posible».

vota esta noticia
enviar esta noticia
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo
27 noviembre 2012 - ElPais.com
Los guardias civiles de Lorenzo Silva ganan el Planeta

- Mara Torres, presentadora de ‘La 2 Noticias', queda finalista del premio con 'La vida imaginaria'
- El galardón se asigna en una gala presidida por José Manuel Lara Bosch, del grupo Planeta
- El año pasado triunfó Javier Moro
- A Lorenzo Silva le hubiera gustado ser Gálvez, de 'El astillero'

 

 

Hay que asegurar el tiro en tiempos de crisis. Por eso ayer en Barcelona, la 61ª edición del Premio Planeta hizo gala de su ticket triunfal, predilecto, de fino laboratorio: escritor de notoriedad en el género al alza -ahora la novela policiaca- y finalista reconocido por su presencia en los medios, a poder ser la televisión. Y así, el ganador ha sido el madrileño Lorenzo Silva, padre de la pareja de la Guardia Civil Bevilacqua y Chamorro, cuya séptima entrega se titula La marca del meridiano y le ha reportado 601.000 euros.

Le acompañó en el podio la periodista Mara Torres, presentadora de La 2 Noticias de TVE, que quedó finalista (150.250 euros) con su debut en la ficción, La vida imaginaria, historia de una mujer que intenta superar una ruptura sentimental.

La pareja de picoletos que Silva (Madrid, 1966) concibió en un mes del verano de 1995 ha sido de lo más fructífero que ha hecho en una carrera dilatada ya en el tiempo (empezó en 1980) y en la producción, unos 40 títulos. La mitad, novelas. Con una de ellas, La flaqueza del bolchevique, fue finalista del Nadal en 1997, galardón que obtendría solo tres años después con El alquimista impaciente, la segunda entrega ya de los investigadores de la Benemérita que hizo debutar en 1998 con El lejano país de los estanques, premio Ojo Crítico.

Desde entonces son ya siete los títulos que han protagonizado el que empezó como sargento, el uruguayo Rubén Bevilacqua, y la joven seca y tímida guardia Virginia Chamorro. A base de diálogos ajustados y sinceros, Silva aprovecha los casos para, con una cadencia de tres años, hacer de sus personajes "testigos de la sociedad española contemporánea".

En esta ocasión, el ya brigada Bevilacqua, afincado en Madrid, ha de investigar un caso, en Barcelona (entre las dos ciudades pasa el meridiano), que le lleva a remover su pasado y el de gente que "no deberían haber cruzado determinadas rayas ni saltado códigos de honor y por ello deben pagar". Silva aprovechó la ocasión para hacer una metáfora de la tensión entre Cataluña y España: "Entre Madrid y Barcelona espero que no haya nunca ninguna raya divisoria. Todo lo que pueda haber no son más que rayas imaginarias".

La carrera de Silva parece marcada por la novela negra, ya que desde 2008 es el comisario del Festival Getafe Negro. Y también un experto en la Guardia Civil, al que dedicó el ensayo Sereno en el peligro (premio Algaba 2010). Y ello a pesar de contar con novelas como Carta blanca, con la que ganó el Primavera 2004. Ahora ha completado el tres en raya de los principales galardones del grupo (Nadal, Primavera, Planeta), como Lucía Etxebarria y Juan José Millás.

Para Torres (Madrid, 1974) ser finalista es el primer gran espaldarazo a su vertiente literaria, que ha arrancado tras la estela de su corta y notable trayectoria periodística, consolidada en la SER, donde llevó el nocturno Hablar por hablar entre 2001 y 2006, cuando saltó a La 2 Noticias, que presenta. En La vida imaginaria, una joven intenta superar el trauma de ser abandonada por su pareja. "Es una historia de amor. Un abandono que obliga a reinventarse en la vida, un periodo en que confundes realidad y deseo. Mi personaje es una reivindicación de la capacidad de soñar".

La ausencia es un tema querido en Torres, que ha publicado el ensayo Sin ti, donde cuatro personajes comentan la pérdida de un ser querido.

vota esta noticia
enviar esta noticia
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo
27 noviembre 2012 - ElMundo.es
Lorenzo Silva, ganador del Planeta por 'La marca del meridiano'

El escritor Lorenzo Silva, quien colabora regularmente con ELMUNDO.es, y la presentadora de La 2 Noticias, Mara Torres, han sido los triunfadores de la LXI edición del Premio Planeta, dotado con 601.000 euros.

Silva -quien ha presentado un manuscrito titulado 'Te protegeré'- y Torres encabezaban la lista de diez finalistas, entre los que abundan las novelas policiales e históricas. En total, se han presentado un total de 432 obras, de las cuales 325 proceden de España, otras 54 de Sudamérica, 37 de Norteamérica, cinco de América Central, 10 del resto de Europa y una de África.

En la novela ganadora, el brigada Bevilacqua y su inseparable compañera, la sargento Chamorro, investigan un extraño crimen que les llevará tras la pista de un caso con derivaciones éticas y emocionales.

En la misma velada literaria, en la que han coincidido en la misma mesa el ministro de Cultura y Educación, José Ignacio Wert, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el jurado, integrado por Alberto Blecua, Ángeles Caso, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Emili Rosales, ha seleccionado como finalista la novela "La vida imaginaria", de la periodista Mara Torres, que se ocultaba tras el nombre ficticio de Pilar Otero.

En la presente edición, se habían presentado al premio 432 novelas, de las cuales más de la mitad procedían de España, y casi una quinta parte de Latinoamérica.

Silva ha asegurado sentirse orgulloso de formar parte de una nómina de ganadores en la que están sus admirados Ramón Sender y Manuel Vázquez Montalbán. Ha explicado que la novela ganadora es la historia de un hombre que nació en Montevideo y vivió en Madrid y "el meridiano del título es el de Greenwich, la línea que hay entre Madrid y Barcelona".

Este hombre que vive en Madrid, tiene que investigar un crimen en Barcelona, donde vivió en otra época, y esa pesquisa será también "un viaje a su propio pasado".

En unas breves palabras tras conocerse el fallo, Lorenzo Silva ha dado las gracias a su familia y a Barcelona, "un personaje más de esta novela y que se ha mostrado muy generosa conmigo, pues aquí recibí mi primer gran premio (el Nadal) y también me dio la mujer que quiero y una casa para vivir".

En un tono más político, Silva ha dicho en catalán que "vivimos en democracia y todos pueden decir lo que quieren y piensan", pero su deseo es que "nunca haya otra línea divisoria que ese meridiano, que después de todo no es más que una línea imaginaria".

vota esta noticia
enviar esta noticia
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo
Destino
Opina sobre La estrategia del agua en www.todonovelanegra.com
www.todonovelanegra.com